Cintura Escapular

En la articulación esternoclavicular, el extremo esternal de la clavícula se une con la carilla articular correspondiente del mango del esternón y de la porción adyacente del primer cartílago costal; ambas superficies están separadas por un menisco interarticular cilindrico y plano.

La membrana fibrosa de la cápsula se inserta en los bordes articulares y en la periferia del menisco, y está reforzada entre el extremo interno de la clavícula y la porción superior del mango del esternón por los ligamentos esternoclaviculares anterior y posterior, y hacia arriba por el ligamento Interclavicular, que cruza la horquilla del esternón y se inserta parcialmente en ella. El ligamento costoclavicular es corto, aplanado y fuerte; de la primera articulación condrocostal asciende detrás del subclavio hasta una zona rugosa en la cara inferior de la clavícula.

La membrana sinovial reviste las dos cavidades articulares separadas.

La articulación presenta los movimientos de una enartrosis, pero de amplitud limitada. La luxación es rara, a causa de los ligamentos poderosos y de la acción ligamentosa del menisco interarticular, que también amortigua los choques transmitidos en sentido longitudinal por la clavícula. La articulación acromioclavicular permite cierto movimiento de deslizamiento entre las carillas articulares pequeñas, planas y ovaladas que presentan el acromion y el extremo externo de la clavícula; suele estar dividida por un fibrocartílago interarticular incompleto y rodeada de una cápsula articular débil, reforzada hacia arriba por el ligamento acromioclavicular pequeño. El ligamento coracoclavicular limita los movimientos de la articulación y es la unión más fuerte entre la clavícula y el omóplato; se describen dos porciones, una cuadrilátera y anteroexterna, llamada ligamento trapezoideo, que va a una zona de inserción especial en la clavícula, y el ligamento conoideo, posterointerno, que va de una superficie especial de inserción en la clavícula hasta la cara posterointerna de la apófisis coracoides, por detrás de la inserción del ligamento trapezoideo. Los ligamentos del omóplato, supraescapular o coracoideo, espinoglenoideo y acromiocoracoideo se describieron al hablar de este hueso. El ligamento acromiocoracoideo se detallará al explicar la articulación escapulohumeral. La “articulación” más importante de la cintura escapular es la escapulotorácica, que permite el movimiento del omóplato sobre la pared torácica posteroexterna. El omóplato puede presentar varios movimientos, a saber: ascenso o descenso, como al encogerse de hombros; proyección o hundimiento, al empujar o al echar los hombros hacia atrás, respectivamente; además, puede girar de manera que la cavidad glenoidea mire hacia arriba.

Por el 13-10-2011 Categoria: Artrologia, Osteologia

Comparte este artículo...


Warning: Illegal string offset 'format' in /home2/bono40/public_html/anatomiahumana.net/wp-includes/comment-template.php on line 1610

Warning: Illegal string offset 'format' in /home2/bono40/public_html/anatomiahumana.net/wp-includes/comment-template.php on line 1614

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 comentarios