Omoplato

El omóplato o escápula, está situado tangencialmente en relación con la cara posteroexterna de la pared torácica; forma con el húmero la articulación escapulohumeral, y la acromioclavicular con la clavícula, por medio de la cual se une al esternón. La porción vertical u hoja, aunque está separada de las costillas por músculos, se desliza sobre el tórax en la que se ha llamado articulación escapulotorácica (articulación tipo sinsarcosis).

El omóplato, presenta tres bordes; tres ángulos; dos caras, anterior o costal y posterior o dorsal, y tres apófisis, a saber: espina, acromion y apófisis coracoides.

El borde interno o vertebral se extiende, en reposo, de la segunda a la séptima costillas, a unos 7.5 cm de las apófisis espinosas vertebrales.

 

El borde externo o axilar, largo, y el superior o cervical, corto, se unen en el llamado ángulo anterior o externo, donde el hueso posee una zona estrecha que constituye el cuello, corto y grueso, que presenta hacia afuera una zona articular poco profunda y piriforme, la cavidad glenoidea, donde se acomoda la cabeza del húmero, mucho mayor. En el borde de la cavidad glenoidea se insertan el rodete glenoideo y el ligamento capsular de la articulación. La espina del omóplato se origina de la convexidad de la cara posterior y se prolonga lateralmente formando el acromion; la apófisis coracoides se proyecta hacia adelante de la porción superior del cuello; el acromion y la apófisis coracoides se proyectan sobre la cavidad glenoidea y la protegen. La cara anterior presenta su cuarto superior, por arriba del nivel de la espina, inclinado hacia adelante formando un ángulo de unos 130° con el resto; los dos planos constituyen la fosa subescapular, donde se origina el músculo del mismo nombre; es lisa en el cuello, donde el subescapular solamente se adosa al hueso; en realidad, está separado de la porción superior del cuello por la bolsa del subescapular.

 

El serrato mayor se inserta siguiendo el borde medial de esta cara; su primera digitación alcanza una zona plana en el ángulo superior, y los últimos cuatro fascículos convergen hacia una zona plana mayor del ángulo inferior. La cara posterior o dorsal es dividida por la espina en dos porciones: fosa supraespinosa y fosa subespinosa, en cuyos dos tercios internos se originan los músculos supraespinoso e infraespinoso, respectivamente; rodeando la porción externa de la raíz de la espina del omóplato, entre las dos fosas, se halla la escotadura espinoglenoidea, limitada hacia arriba por el ligamento espinoglenoideo, por la que pasan las ramas del nervio supraescapular y los vasos escapulares superiores para el infraespinoso.

El borde externo o axilar parte de la cavidad glenoidea, en la carilla subglenoidéa donde se inserta la porción larga del tríceps. En la porción inferior este borde es delgado y es disimulado por la cresta longitudinal gruesa antes mencionada. Contigua a los dos tercios superiores del borde externo se observa una zona perfectamente marcada para el origen del redondo menor; hacia su parte media se observa el surco de la arteria circunfleja escapular que pasa a la fosa subespinosa. Junto al tercio inferior del borde externo, e incluyendo el ángulo inferior, se aprecia el área ovalada grande donde se inserta el redondo mayor; en ambas áreas hay rugosidades que dependen de las envolturas aponeuróticas fuertes de los músculos.

Un fascículo del dorsal ancho puede originarse del ángulo inferior. A lo largo de la cara posterior del borde interno o e vertebral se insertan en línea el angular del omóplato y los romboides menor y mayor: el romboides menor a enfrente del triángulo liso en el extremo interno de la, espina, el angular del omóplato hacia arriba y el romboides mayor abajo. En el borde superior, el más corto de los tres, inmediatamente por dentro de la apófisis el coracoides se observa la escotadura coracoidea, limita hacia arriba por el ligamento coracoideo (a veces osificado); por el agujero que se forma de esta manera o pasa el nervio supraescapular a la fosa supraespinosa; a los vasos escapulares superiores pasan sobre el ligamento. De este ligamento y del borde adyacente se origina el vientre inferior del omohioideo.

La espina del omóplato es una aleta triangular, se proyecta de la cara posterior siguiendo la línea q\je separa los dos planos de la fosa subescapular; en este sitio el hueso está engrosado formando una saliente prismática que remata en el centro de la cavidad glenoidea, con el objeto de soportar la tracción de músculos subescapular, supraespinoso e infraespinoso que tiran de la cabeza humeral contra la cavidad glenoidea. El borde externo grueso y redondeado de la espina se proyecta más de 2.5 cm, forma un arco sobre el cuello del omóplato y se expande lateralmente en la cara inferior plana del acromion.

El borde posterior de la espina, una cresta áspera que presenta labios superior e inferior, comienza a nivel del borde vertebral, pero se proyecta mucho conforme se expande lateralmente para formar la cara superior áspera del acromion. Cerca de su extremo interno la cresta se ensancha por virtud del saliente del labio inferior (tuberosidad). El acromion, de forma prismática triangular, se proyecta lateralmente hacia adelante y arriba^obre la articulación del hombro. Los labios superior e inferior de la cresta de la espina se continúan en los bordes interno y posterior del acromion, que se unen en el borde externo y forman la punta y el ángulo del acromion, respectivamente. El ángulo es un detalle importante para tomar mediciones, y la punta del acromion es áspera donde se inserta el ligamento acromiocoracoideo.

El supraespinoso pasa debajo de este ligamento, que está separado del mismo y de la cara inferior lisa adyacente del acromion por la bolsa subacromial. La carilla articular para el extremo externo de la clavícula, situada en la porción anterior del borde interno del acromion, mira hacia adentro, adelante y arriba, de donde la tendencia de la clavícula a cabalgar sobre el acromion. Desde el borde inferior de la cresta y después hacia adelante, rodeando la punta del acromion hasta alcanzar el borde anterior de la clavícula por medio del ligamento acromioclavicular, se origina el deltoides, cuyos tendones intramusculares producen algunos surcos en el borde externo del acromion.

Frente al origen del deltoides, se observa la línea de inserción del trapecio continuándose desde el borde posterior de la clavícula al borde interno del acromion, por medio del ligamento acromioclavicular; prosigue por el borde superior de la cresta y alcanza la superficie más ancha de la tuberosidad; en este sitio, el tendón de inserción describe una curva hacia afuera en dirección del labio inferior, brindando inserción a las fibras inferiores casi verticales del músculo, después que han convergido

La apófisis coracoides que puede compararse a un dedo en semiflexion, nace hacia arriba del cuello del cuello por medio de una raíz gruesa, se dobla horizotalmente hacia adelante, pasa sobre el extremo de la clavícula, y describe un arco por arriba por delante de la articulación escapulohumeral. La primera porción vertical o raíz, aplanada de delante atrás, limita por su borde interno la escotadura coroidea, y en su borde externo se inserta el ligamento coracohumeral.

La raíz forma la parte superior de la cavidad glenoidea hasta la escotadura en el borde anterior y, en el vértice de la cavidad, presenta la carilla, supraglenoidea, donde se origina la porción larga del bíceps. La segunda porción es horizontal, aplanada arriba abajo, y más estrecha; la cara superior es áspera, y la inferior, que describe un arco sobre el músculo subescapular, es lisa donde está en contacto in la bolsa serosa del subescapular. Partiendo del borde externo, el ligamento acromiocoracoideo se adelgaza hasta alcanzar la punta del acromion y con ambas apófisis forma un arco acromiocoracoideo sobre la articulación escapulohumeral.

En la cara posterointerna hay una zona ovalada donde se inserta el ligamento coracoclavicular posteroinferior o*conoideo; el ligamento coracoclavicular anteroexterno o trapezoideo se inserta siguiendo una línea que parte de esta zona ovalada y se dirige hacia adelante y afuera, hasta llegar a una tuberosidad, situada todavía en el lado interno, pero, muy cerca de la punta, en la que se inserta el pectoral menor. Por virtud de estos dos ligamentos, el omóplato y la extremidad superior cuelgan, por así decirlo, de es la clavícula. De la punta de la apófisis coracoides nacen los tendones fusionados del coracobraquial y de la porción corta del bíceps.

La espina del omóplato es subcutánea y suele palpan se con facilidad en toda su longitud en el sujeto vivo; su extremo interno está al nivel de la apófisis espinosa de la tercera vértebra dorsal. El acromion, el punto óseo más alto del hombro, siempre es palpable a y su ángulo debe precisarse con cuidado al tomar medidas; la articulación escapulohumeral está por abajo el y adelante. El ángulo inferior alcanza, en posición de reposo, el séptimo espacio intercostal y puede palparse con facilidad, igual que el borde interno y la porción inferior del externo. Aunque la apófisis coracoides puede palparse, y a veces verse, como una saliente en la región subclavicular inmediatamente por abajo del borde anterior del deltoides, muchos estudiantes no pueden precisar el sitio en el individuo vivo.

Por el 13-10-2011 Categoria: Osteologia

Comparte este artículo...


Warning: Illegal string offset 'format' in /home2/bono40/public_html/anatomiahumana.net/wp-includes/comment-template.php on line 1610

Warning: Illegal string offset 'format' in /home2/bono40/public_html/anatomiahumana.net/wp-includes/comment-template.php on line 1614

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 comentarios