Venas de la columna vertebral

Las venas de la columna vertebral forman plexos intra y extrarraquideos, los cuales drenan a otras venas más grandes que son las de conjugación y estas drenan dependiendo de la zona donde estén. Estos plexos no tienen válvulas venosas por lo tanto hay flujo libre desde los senos venosos de la duramadre arriba con todo el resto de la columna por eso se dan las metástasis paradójicas (de un lugar lejano a otro lugar lejano). Regresando a los plexos, se describe el intrarraquideo el cual esta compuesto por venas que rodean al tejido adiposo y a la duramadre de la médula, las cuales desembocan a unos de más grueso calibre que son dos anteriores y dos posteriores.
El plexo extraraquideo es en sí dos: uno anterior y otro posterior. El anterior se encuentra por delante de los cuerpos vertebrales y se comunica con el plexo intrarraquideo por las venas del cuerpo vertebral. El posterior esta situado por detrás de las láminas vertebrales. Estos plexos drenan en múltiples lugares y con mas frecuencia a la vena de conjunción la cual sale de este agujero y drena según el área: cervical a la vena vertebral, lumbares y sacras a espinales y dorsales a intercostales.
Los plexos venosos vertebrales son importantes en clínica, por que a través de ellos puede retornar la sangre de la pelvis o del abdomen, y llegar al corazón por la vena cava superior. En los pacientes con cáncer de próstata, la sangre pasa desde la glándula hasta los plexos venosos vertebrales y vena cava superior, en lugar de seguir el trayecto habitual por las venas iliacas internas y la vena cava inferior. Las células tumorales del cáncer de próstata se depositan, a través de este trayecto venoso, en las vértebras, en donde producen metástasis óseas.

Venas meníngeas, del diploe y emisarias

Las venas meníngeas forman un plexo en la duramadre y desembocan en los senos venosos del cráneo y en las venas del diploe. Las venas de grueso calibre que acompañan a las ramas de la arteria meníngea media, situadas entre las arterias y el hueso, probablemente produzcan los surcos que se observan en la cara endocraneal de la bóveda; salen del cráneo por el agujero oval o por el agujero redondo menor y terminan en el plexo pterigoideo.

Las venas del diploe son conductos de grueso calibre en el diploe de los huesos craneales, que comunican con vasos intracraneales y extracraneales. La vena diploica frontal sale por el agujero supraorbitario; la vena diploica temporal o parietal anterior termina en el seno esfenoparietal ó en la vena temporal profunda anterior; la vena diploica parietal posterior se dirige a la porción transversal del seno lateral, y la vena diploica occipital desemboca en la vena occipital o en la porción transversal del seno lateral.

Además de estos vasos de grueso calibre, hay pequeñas venas diploicas que se abren en las lagunas venosas del seno longitudinal superior. Las venas emisarias pasan por orificios de la pared del cráneo y comunican los senos venosos de la duramadre con las venas extracraneales. Son inconstantes pero tienen gran importancia clínica pues, al igual que ocurre con las venas oftálmicas, pueden transmitir una infección a los vasos intracraneales. La vena mastoidea atraviesa el agujero mastoideo y comunica la porción vertical del seno lateral con la vena auricular posterior o la occipital.
La vena emisaria parietal o de Santorini, que se introduce por el agujero parietal, comunica el seno longitudinal superior con las venas del cuero cabelludo.
La vena condílea posterior atraviesa el agujero condíleo posterior y une la porción vertical del seno lateral con la vena yugular interna. La vena emisaria occipital comunica la prensa de Herófilo con la vena occipital.

Un plexo venoso dispuesto alrededor del nervio maxilar inferior comunica el seno cavernoso con el plexo pterigoideo; algunos vasos pasan por el agujero oval y otros por el agujero rasgado anterior. Además, se observan plexos venosos en el conducto carotídeo y en el agujero condíleo anterior; el primero comunica el seno cavernoso con la vena yugular interna, y el segundo une la porción vertical del seno lateral con el plexo venoso suboccipital.

SENOS VENOSOS DE LA DURAMADRE

Los senos venosos de la duramadre son conductos revestidos de endotelio que tienen, en términos generales, forma triangular en el corte y que están fijos al cráneo suprayacente. Reciben las venas del cerebro, de las meninges y de la órbita; además, comunican con las venas del diploe y con las venas externas de la cabeza por virtud de venas emisarias, y terminan en la vena yugular interna.

Seno longitudinal superior está dispuesto en la línea media desde la apófisis crista galli hasta la protuberancia occipital interna; cursa por un canal poco profundo en la cara endocraneal de los huesos y se dispone en el borde superior de la hoz del cerebro. Su porción anterior recibe las venas cerebrales superiores, y en ambos lados hay orificios semejantes a hendidura que comunican el seno con las lagunas venosas de la duramadre, en las cuales sobresalen muchas granulaciones aracnoideas. Hacia la porción anterior, el seno longitudinal superior puede comunicar por el agujero ciego del etmoides con las venas del seno frontal, y a veces con las de la cavidad nasal. En la protuberancia occipital interna, se une en un lado o en ambos con la porción transversal del seno lateral.

El seno longitudinal inferior se dirige hacia atrás en la porción posterior del borde inferior o libre de la hoz del cerebro, y uniéndose a la vena cerebral magna forma el seno recto.

El seno recto cursa por la unión de la hoz del cerebro con la tienda del cerebelo y se dirige hacia la confluencia de los senos o prensa de Herófilo; se supone que sea la unión de los senos longitudinal superior, recto y occipital posterior, la cual es drenada por la porción transversal o terminal de los senos laterales; en realidad, el seno longitudinal superior y los senos rectos suelen dividirse en ramas de calibre variable que van a los senos laterales de ambos lados; sin embargo, en ocasiones van a lados opuestos y comunican entre sí por conductos muy delgados; lo más común es que el seno longitudinal superior se dirija a la derecha.

En el seno lateral se describen dos porciones; a saber: porción transversal o seno transverso y porción vertical o seno sigmoideo.

La porción transversal del seno lateral, que suele ser de mayor calibre del lado derecho, se dirige hacia afuera y adelante en el borde de inserción de la tienda del cerebelo; se íabra un canal en el occipital y después en el ángulo posteroinferior del parietal; recibe venas cerebrales y cerebelosas y el seno petroso superior, y por abajo de la tienda del cerebelo toma dirección vertical.

La porción vertical del seno lateral se labra un canal profundo en la porción mastoidea del temporal, relación importante que explica la frecuencia con que una infección <le las celdillas neumáticas mastoideas y el oído medio se extiende al seno lateral; para terminar, cruza la apófisis yugular del occipital, se vuelve hacia adelante en la porción posterior del agujero rasgado posterior y se convierte en el golfo de la yugular interna.

El seno occipital posterior es un conducto anastomótico de escaso calibre e inconstante, entre el comienzo de la porción transversal del seno lateral y la porción vertical del mismo, que sigue la inserción craneal de la hoz del cerebelo y rodea al agujero occipital.

El seno cavernoso, situado por fuera de la hipófisis, del cuerpo del esfénoides y de las cavidades neumáticas del mismo, se extiende hacia atrás a partir de la hendidura esfenoidal, por delante del vértice del peñasco. Está dividido en lóculos por abundantes bridas fibrosas, recortado por múltiples conductos endoteliales con sangre venosa y atravesado por estructuras importantes; a saber, de arriba abajo, nervios motor ocular común, patético, oftálmico y motor ocular externo, arteria carótida interna y nervio maxilar superior. En su porción anterior recibe las venas oftálmicas superior e inferior, venas cerebrales y el seno esfenoparietal, el cual llega siguiendo el borde posterior del ala menor del esfénoides. El seno cavernoso comunica con el del lado opuesto a través del seno coronario, que forma un anillo alrededor de la fosa pituitaria y se divide hacia atrás en senos petrosos superior e inferior.

Venas de la óribita. La vena oftálmica superior comunica hacia adelante con la vena facial; acompaña a la arteria oftálmica pero se introduce por la hendidura esfenoidal y llega al seno cavernoso. La vena oftálmica inferior se dirige hacia atrás sobre el músculo recto inferior del ojo hasta alcanzar el seno cavernoso; a través de la hendidura esfenomaxilar, comunica con el plexo pterigoideo. Una infección en el labio superior o en la zona adyacente de la mejilla puede transmitirse a las venas oftálmicas y al seno cavernoso, en ocasiones con consecuencias graves. Las tributarías de las venas oftálmicas siguen las ramas de la arteria oftálmica; las venas vorticosas o coroideas y la vena central de la retina, muy importante, llegan a la vena oftálmica superior.

Senos petrosos. El seno petroso superior nace del seno cavernoso, por arriba de las raíces del trigémino en el cuello del cavum de Meckel, y sigue por el borde superior del peñasco, en la inserción de la tienda del cerebelo, hasta el sitio donde la porción transversal del seno lateral se torna vertical.
El seno petroso inferior parte de la porción inferior del seno cavernoso, sigue el canal que forman el peñasco y el occipital, sale del cráneo por la porción anterior del agujero rasgado posterior y se une al golfo de la yugular interna. Está unido al seno petroso inferior del lado opuesto por la red venosa que recibe el nombre de seno occipital transverso, situado en la lámina cuadrilátera del esfénoides, y comunica con el plexo venoso intrarraquídeo. Los senos petrosos reciben venas del cerebro y del oído interno; en el inferior desemboca la vena auditiva interna.

Vena cava inferior

La vena cava inferior recibe el drenaje venoso de las venas ilíacas, y de tributarias de las paredes y las visceras abdominales; las de mayor calibre son las venas renales y hepáticas.

La vena cava asciende sobre las últimas vértebras lumbares y el psoas derecho por el lado derecho de la aorta, hasta alcanzar el pilar derecho del diafragma, que la separa de la aorta. Se sitúa por delante de la arteria renal derecha, de la parte interna de la glándula suprarrenal derecha, del ganglio semilunar y de las arterias capsulares y diafragmáticas derechas; a la altura del borde superior de la octava vértebra dorsal, se introduce por el orificio de la vena cava en el centro frénico, y termina en la aurícula derecha. La porción inferior de la vena cava inferior es extraperitoneal, y está cruzada por la raíz del mesenterio que incluye los vasos mesentéricos superiores, y por la arteria espermática derecha. Después pasa sucesivamente por detrás de la tercera porción del duodeno, la cabeza del páncreas y la primera porción del duodeno; asciende por el lado izquierdo del riñon derecho, la segunda porción del duodeno y el conducto colédoco; está separada de la primera porción del duodeno por la vena porta.

Continúa por detrás del peritoneo del hiato de Winslow y se introduce en un surco profundo de la zona del hígado desprovista de peritoneo, simada a la derecha del lóbulo de Spiegel, o bien, se labra un túnel en el hígado y después atraviesa el diafragma. La porción torácica de la cava inferior es corta y principalmente intrapericárdica; su desembocadura está protegida por la válvula de Eustaquio. La vena yugular interna recibe el drenaje de los senos venosos de la duramadre, y se le unen la vena facial anterior y las venas linguales, tiroideas y faríngeas, de menor calibre. Las venas linguales corresponden a las ramas de la arteria lingual, pero a veces forman la vena satélite del nervio hipogloso.. La vena tiroidea superior acompaña a la arteria tiroidea superior y recibe la vena laríngea superior. La vena tiroidea media sale de la porción inferior de la glándula y cruza la arteria carótida primitiva; las venas faríngeas se originan del plexo venoso faríngeo en la pared lateral de la faringe.

La vena facial (facial anterior) se origina en el ángulo interno del ojo por la unión de las venas frontal y supraorbitaria, que comunican con la vena oftálmica superior, hecho que tiene importancia clínica. Recibe las venas palpebrales, sigue un trayecto descendente y posterior por detrás de la arteria facial, aunque menos tortuoso que el de esta última, y recibe las venas del ala de la nariz y coronarias labiales, la vena facial profunda que drena parte del plexo pterigoideo, y venas parotídeas. Inmediatamente por debajo y por delante del ángulo del maxilar inferior, se le unen la vena submentoniana y la vena palatina inferior, la cual ha descendido en el lecho de la amígdala y ha perforado el constrictor superior de la faringe. Asimismo, recibe un conducto anastomótico del tronco temporomaxilar; en este sitio a veces se llama vena facial común; cruza ambas arterias carótidas y termina en la vena yugular interna; a menudo envía un ramo anastomótico de grueso calibre, siguiendo el borde anterior del esternomastoideo, para la vena yugular anterior.

Vena iliaca primitiva

La vena ilíaca primitiva izquierda continúa por dentro de la arteria, y es cruzada por la raíz del mesocolon sigmoide que incluye los vasos hemorroidales superiores.

Asciende oblicuamente, pasa por detrás de la arteria ilíaca primitiva derecha hacia el lado derecho de la quinta vértebra lumbar, donde forma la vena cava inferior con la vena ilíaca primitiva derecha, de escasa longitud, que ha ascendido casi verticalmente, al principio por detrás y después por fuera de la arteria homónima. Las venas ilíacas primitivas reciben algunos vasos parietales de escaso calibre.

Vena ilíaca externa

La vena ilíaca externa, continuación de la vena femoral, recibe la sangre de la extremidad inferior y de la porción baja de la pared anterior del abdomen. Parte.del arco crural y asciende a lo largo del estrecho pélvico sobre el borde interno del psoas; es cruzada por el conducto deferente o por el ligamento redondo del útero y los vasos ováricos, por el uréter y por la arteria ilíaca interna y, del lado izquierdo por el colon.

En su origen, ambas venas están situadas hacia la línea media de las arterias homónimas, se unen cada una de ellas a la vena ilíaca interna por delante de la articulación sacroilíaca, formando la vena ilíaca primitiva; la ilíaca externa izquierda permanece por dentro de la arteria en todo su trayecto; la derecha se inclina hacia atrás.

Vena iliaca interna

La vena ilíaca interna o hipogástrica recibe la sangre de los órganos pélvicos y de la región glútea.

La vena iliaca interna sigue un trayecto ascendente y anterior, retroperitoneal, desde el borde superior del agujero ciático mayor, cruzando el nervio obturador, por atrás y por dentro de la arteria ilíaca interna y por delante de la articulación sacroilíaca, para unirse a la vena ilíaca externa en el estrecho pélvico.

Vena cava superior

La vena cava superior tiene unos 7.5 cm de longitud recibe el drenaje venoso de la cabeza, del cuello y de las extremidades superiores y, por la vena ácigos, de la pared torácica y de parte de la abdominal además, recibe pequeñas venas torácicas viscerales.

Se labra un canal en el pulmón derecho, con el nervio frénico colocado en el lado derecho de la vena desciende verticalmente a la derecha de la aorta descendente, y algo hacia atrás, para desembocar en la aurícula derecha a nivel del borde superior del tercer cartílago costal. En la porción superior de su trayecto la vena está situada por delante y afuera de la tráquea y el vago; hacia abajo, donde está rodeada por el pericardio, pasa por delante del pedículo pulmonar derecho.

TRONCOS VENOSOS BRAQUIOCEFÁLICOS O VENAS INNOMINADAS

Además de recibir sus dos tributarias principales, tronco braquiocefálico recibe sangre de la porción superior del tórax y de la porción posterior de la cabeza y del cuello por la vena vertebral.

El tronco venoso braquiocefálico derecho desciende a partir de la articulación esternoclavicular 2.5 en poco más o menos, por delante y afuera del tronco arterial braquiocefálico y del vago; se labra un canal en la cara interna del pulmón derecho, del que esta separado por el frénico derecho; en el borde inferior del primer cartílago costal se une al tronco venoso braquiocefálico izquierdo y forma la vena cava superior.

El tronco venoso braquiocefálico izquierdo sigue un trayecto descendente y hacia la derecha; está separado de la articulación esternoclavicular izquierda por el esternocleidohioideo y el esternotiroideo; por detrás de la porción superior del mango del esternón, pasa sobre cayado de la aorta, por delante de las arterias subclavia y carótida primitiva izquierdas, y del tronco arterial braquiocefálico izquierdo.

VENA SUBCLAVIA

La vena subclavia, continuación de la vena axilar recibe la sangre del brazo y, por la vena yugular externa, de parte de la cabeza y el cuello.
Describe una curva ascendente a partir del borde externo de la primera costilla, por detrás del tercio medio de la clavícula, y en el borde interno del escaleno anterior se une con la yugular interna. La vena subclavia, que corresponde a la segunda y a las tercera porciones de la arteria homónima, está situada en un canal poco profundo de la cara superior de la primera costilla, por delante del tubérculo de Lisfranc; está separada de la segunda porción de la arteria, hacia arriba y atrás, por el escaleno anterior